hablar en público

7 claves para convertirse en un profesional de la oratoria

Hasta Obama se pone nervioso o se estresa cuando habla en público y, sin embargo, es un gran maestro de la oratoria. Todo el mundo se siente estresado durante una conferencia o una intervención en público y, ¿sabe qué? Es perfectamente normal y natural. No hay que luchar contra este instinto, sino todo lo contrario, lo ideal es dominar esta emoción y transformar el estrés negativo en positivo. Este sentimiento nos ayuda a tener aún más éxito. A lo largo de este artículo te daré los 7 consejos más importantes para tener éxito en tus presentaciones en público.

Los 7 TIPS para hacer presentaciones memorables

Preparación

Lo primero que hay que hacer es prepararse bien, ya que en las entrevistas de trabajo, hablar en público es el resultado de un buen trabajo de preparación previo. ¿Cómo prepararse? Hay que tomarse su tiempo porque las ideas surgen a medida que pensamos en el tema a presentar. Empezamos con una lluvia de ideas, poniendo sobre el papel todas nuestras ideas relacionadas con el tema. Luego pensamos en el objetivo: ¿cuáles son los mensajes que queremos transmitir? No podemos hablar de todo, así que tenemos que acotar el tema y eliminar todas las ideas que quedan fuera del ámbito. Ahora podemos crear la estructura de nuestro discurso.

Práctica

No es ningún secreto que la práctica es una parte fundamental de la expresión oral. Toda oportunidad es buena: en la mesa con nuestros seres queridos podemos poner a prueba nuestras ideas, nuestros ejemplos, nuestros argumentos sin que lo sepan. Rápidamente se dará cuenta de si sus ejemplos son lo suficientemente relevantes, si sus ideas y mensajes son fáciles de entender. Corregirá su contenido probándolo previamente en pequeños grupos. Cuando hablamos de la práctica, tenemos que dejar pasar el tiempo porque cada día se nos ocurrirán nuevas ideas y argumentos. Una vez que el tema esté maduro en nuestra cabeza y en el papel, guardaremos todos los nuevos puntos interesantes para la parte final de las Preguntas y más en el cuerpo de nuestro discurso. De hecho, nuestra presentación representará como máximo un 15-20% de nuestros conocimientos sobre el tema, porque nuestro objetivo final es transmitir mensajes claros y no mostrar a nuestro público todo lo que sabemos.

Objetivo y Mensajes claros

Este punto nos lleva al propósito de nuestro discurso. Cualquier tipo de discurso público tiene uno de los cuatro propósitos: Convencer, llamar a la acción, informar o distraer (según el famoso conferenciante Dale Carnegie). Una vez que sepamos cuál es nuestro objetivo, definiremos nuestros mensajes en consecuencia. Para una charla de 5 minutos, basta con uno o dos mensajes claros. No tienes tiempo para hacer que tu audiencia digiera más mensajes que eso. Sin embargo, en una presentación de 20-30 minutos puedes tener 5 mensajes que transmitir e incluso 6 o 7 en un discurso de 30-45 minutos.

A partir de ahora, en cualquier situación en la que hable, hágase las dos preguntas siguientes antes de empezar: cuál es mi objetivo y cuáles son los mensajes clave que debo transmitir. Esta estrategia también es útil para los discursos improvisados.

Cuidar a la audiencia

Conozca a su público. La edad, la ocupación y encontrar el punto que os une. Intente también integrarse en su público, hágale sentir que forma parte de su clan. Sea curioso, pregúntese cuáles son sus principales retos, qué aspectos de su tema les interesan más.

El día de la intervención, hable con algunos de ellos antes de empezar. Físicamente es más fácil porque siempre habrá alguien con quien hablar antes de empezar, pero también es posible durante una intervención de Zoom. Conéctate un poco antes y habla con las personas que se conectaron primero. Por ejemplo, pregúnteles si la economía se ha recuperado, si las vacunas están al alcance de todos….

Ejemplos sencillos y precisos

Al hablar en público, debes conseguir que tu público viaje contigo, que te imagine haciendo lo que dices. Todos mis clientes lo saben: una parte importante de hablar en público es hacer que tu discurso sea interesante, atractivo, ¡que haga viajar a la gente! Obama lo hacía constantemente. Sin embargo, su historia debe ser entretenida, pero sencilla y comprensible. Nuestro objetivo es transmitir nuestro mensaje, no impresionar a nuestro público con un lenguaje demasiado barroco o elaborado. Para ayudar al público a “viajar”, citar ejemplos sencillos y concretos le ayudará a transmitir su mensaje de forma clara y sencilla. Los ejemplos deben elegirse en función (obviamente) de nuestros objetivos y mensajes.

Mucha energía

La mayoría de nosotros tenemos una tendencia natural a impresionarnos y, en consecuencia, a sentirnos muy pequeños durante una entrevista de trabajo. Somos seres intuitivos por naturaleza y percibimos lo que la persona de enfrente quiere que sintamos en ese momento. Tal vez tengan un mal día, o les acaban de decir que están despedidos. No tienes ni idea de la cantidad de cosas que nos pasan a diario, así que en cuanto sientas que empiezas a desinflarte, toma conciencia de tu pensamiento negativo y actívate. Piensa en algo que te reanime, que te dé energía. Algunos clientes piensan que su pasión es el tenis, otros el dibujo, otros los niños, la moda, su relación de pareja… ¡Todo es válido!

Aprovecha esta oportunidad

Sí, oyes la palabra Presentación en el EXCOM o en el BoD dentro de dos semanas y empiezas a sudar e incluso tienes la tentación de apuntarlo todo en una hoja de papel y aprenderlo de memoria. No lo hagas, en cuanto las presentaciones vuelvan a estar en el suelo, tendrás problemas si memorizas. En cuanto aparece una mosca que te distrae en el minuto más importante, pierdes el hilo y “se acabó el juego”. Así que haz tarjetas como los presentadores más famosos o los grandes oradores y practica explicando cada punto con tus propias palabras y con pasión.

Piensa en esta presentación como una gran oportunidad para presentarte, para convertirte en el próximo Jefe de Gabinete del Presidente o Director del Departamento de Marketing. En las grandes empresas, e incluso en las pequeñas, no tenemos muchas oportunidades de respirar, de dar un paso atrás y comunicarnos sobre nuestro trabajo. Para eso está la presentación, así que disfruta del viaje : )

No Comments

Post A Comment